La identificación de la mente, o cognición, con el proceso del vivir constituye una idea nueva en la ciencia, sin embargo, es una de las intuiciones más profundas y arcaicas de la humanidad.

De forma parecida el concepto de cognición va mucho más allá de la mente racional y abarca el proceso vital en su totalidad.

Las interacciones de un sistema vivo con su entorno, son interacciones cognitivas y el propio proceso de vivir es un proceso cognitivo. “Vivir es conocer”.

En Salud y Crecimiento Sistémico nos especializamos en enseñar y a desarrollar habilidades en competencias inherentes a los seres humanos que en ocasiones solamente se encuentran en estados sin recursos para el logro de metas y objetivos, así como a capacitar a personas en la práctica de sus comunicaciones dentro de sus redes sociales usando como fundamento principal a la Programación Neurolingüísica y el Pensamiento Sistémico en los sistemas vivos.

Cualquier organización está considerada como un ser vivo siendo que el capital humano es el principal recurso para el logro de sus metas.

La Programación Neurolingüística tiene sus raíces en la conducta de la vida real y no en la teoría ni en la investigación. La PNL abarca una gran variedad de procesos y técnicas con un enfoque que permite desarrollar capacidades y una gran fuerza hacia despertar la curiosidad, la exploración y la acción.

Se concentra en el rendimiento basándose en el modelado de los procesos mentales que se siguen al procesar la información de la percepción desde un enfoque sistémico. No solo es la percepción de las personas, sino que son personas que perciben.

Esto se puede conseguir en todas las áreas de la vida profesional y personal, incluyendo la motivación, el aprendizaje, el mantenimiento de la buena salud, la práctica de los deportes, las comunicaciones, negociaciones, hablar en publico, crear equipos y gestionar cambios.